lunes, 10 de octubre de 2011

LA MAR DE OLVIDO









Testimonio

De nada le sirvió olvidar el olvido,
anular lo anulado, borrar lo que la goma
nunca borrara bien y ha quedado una mancha,
difuminada esencia de la cierta presencia.
Estuvo y fue.
Depositó su tacto sobre la superficie de una tibia memoria
porque no sirve nunca olvidar el olvido.
Que no se agita nunca y muere con nosotros.




Jorge Urruti.





















1 comentario:

  1. Cada vez más el olvido me parece una bendición.

    ResponderEliminar