domingo, 10 de marzo de 2013

LUPUS







Hay veces que
rodando por sendas olvidadas
me parece intuir
que la sombra del lobo
me acompaña.


NaDa





4 comentarios:

  1. Hay lobos muy tenaces.
    Protégete.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Me estremezco sólo de pensar en la evanescente sombra de ese lobo. Prefiero un lobo de carne y hueso.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. El susurro de un lobo en la sombra....¿no es la noche acaso?

    mi beso

    ResponderEliminar
  4. No se puede descartar nuestro pasado salvaje y primitivo, subyace en nuestro interior, bajo capas de civilización y amaneramientos... Así que sí, sin duda hay un lobo acompañandonos, y cuya presencia es más patente cuanto más oscura y olvidada es la senda por la que andamos...

    ResponderEliminar